El regreso del general Salamanca a la inspección de la Policía significa un impulso para investigaciones a oficiales superiores que habían andado a paso de tortuga en ese despacho.