El caso Santrich, la captura del fiscal de la JEP, Carlos Bermeo, y un intento de hacer caer en delitos a los magistrados de esa jurisdicción especial, constituyeron una sola operación de destrucción del acuerdo de paz.

Noticias Uno descubrió la unidad entre los tres operativos de entrampamiento y también que el protagonista de esos episodios, el supuesto mexicano del cártel de Sinaloa, fue un el mismo agente encubierto de la DEA.