El alcalde de Briceño, Antioquia, tuvo un arranque le resolvió cortar la luz a la estación de Policía de su pueblo… Y se armó un mini golpe de estado, porque el policía terminó confrontando al alcalde, es decir, a su jefe…
Qué tal esto.