El comandante de la estación de Policía de Teusaquillo, en Bogotá, vio, con los brazos cruzados, cómo sus hombres le ocasionaron 74 heridas a un venezolano dentro de la instalación policial, según una testigo que lo denunció.

El mayor fue denunciado por una patrullera quien aseguró que cuando ella le pidió detener la golpiza él se cruzó de brazos y la ignoró y cuando le pidió llevarlo a examen le respondió que se estaba haciendo… La policía entregó el cadáver rígido y frío a los médicos.