Ante la escasez de ambulancias, un vehículo particular tuvo que transportar a una paciente de un municipio a otro en Nariño, en la carretera fue atacado el carro a bala y después incinerado.

Dos de los pasajeros murieron, entre ellos la paciente que trasladaban; los otros dos sobrevivieron pero están en malas condiciones.