Diego Arevalo, uno de los médicos que el Ministerio de Salud contrató hace dos semanas en Bogotá para atender la pandemia en Leticia, asegura que para su equipo no están dadas las condiciones de trabajo.

“Estamos en unas condiciones lamentables, no contamos el personal de salud con implementos en cuanto a la parte de medicamentos e insumos y materiales para realizar exámenes de laboratorio necesario”.

“Podríamos tener muchos ventiladores pero no podemos tener funcionando más de tres ventiladores. Ese es el límite, de lo contrario acabaríamos con el suministro a otros pacientes”.

La llegada de los médicos e insumos mejorarìa la capacidad de la capital de Amazonas, pero aún no ven que los equipos nuevos entren en funcionamiento.

“Desde la intervención no hemos notado absolutamente ninguna mejoría en ninguno de los servicios del hospital, ese hospital se está cayendo a pedazos, la mayoría de sitios del hospital se encuentra suciedad, mugre, basura, oxido todo está en precarias condiciones.”

Según Arevalo tocaron fondo el jueves cuando fue encontrado en el baño de su habitación, uno de los pacientes diagnosticado con Covid19.

“El señor no murió por la condición clínica en la que estaba, el señor se suicidó utilizando la cánula de oxígeno en el baño de la habitación donde estaba hospitalizado”.

El médico también hizo referencia al video que circuló ayer en redes mostrando la supuesta celebración por los recuperados en el hospital departamental… Allì nadie de ha curado, sostiene el mèdico.

“No debemos crear una falsa expectativa o una falsa calma que no está sucediendo. Definitivamente la situación es crítica y no podemos dejarnos llevar por esto porque las cosas están mal y estamos tocando fondo”

La escacés y la demora en las pruebas ha significado otra dificultad para determinar cuàl es la realidad del contagio.

“En el Amazonas hasta el día de hoy se están demorando hasta 10 días para entregar los resultados y no hay ningún paciente negativo”.

El asegura, como vocero de los profesionales que lo acompañan, que las condicones prometidas de trabajo no se hicieron realidad.

“Se nos dijo que íbamos a tener todas las condiciones para trabajar y esto no ha sucedido”.

Y que una vez, cuando se cumpla el término del contrato a destajo que firmaran, lo más posible es que él y sus compañeros no firmen una prórroga, porque en esas condiciones no sienten que puedan cumplir con su trabajo, ni con su juramento hipocrático de salvar vidad.