Hace un año sucedió la marcha 21N para rechazar la violencia del ESMAD y la corrupción política en la Universidad Distrital, pero desde entonces ninguna de estas dos situaciones ha cambiado.

Las marchas en general fueron pacíficas, pero hubo dos brotes de violencia que dejaron destrozos en un carro de la policía y una entidad bancaria.