La organización criminal de los Caparrapos está desafiando al Estado en la región de Tarazá, Antioquia, desde hace seis días, asesinó a un campesino, líder social, y tiene su cuerpo expuesto ante toda la comunidad sin permitir darle sepultura ni permitir que pasen las autoridades a hacer el levantamiento.

El líder se llamaba Edier Lopera y era reconocido partidario del programa de sustitución de cultivos que contradice los intereses de las mafia de la cocaína.