Cuatro jóvenes murieron y otros tres están recibiendo atención hospitalaria por disparos, luego de que su fiesta esta mañana fuera interrumpida por cuatro hombres armados que, aparentemente, querían secuestrar a uno de ellos.

El comandante del ejército otra vez prometió resultados contra las cabezas de las organizaciones criminales de la zona, que es próxima a Cali, donde también hace cinco meses fueron asesinados cinco niños.