Los efectos negativos de conservar un estilo de vida sedentario puede afectar nuestro sistema óseo

Los vicios al caminar, al sentarnos, las posiciones que asumimos para sentarnos al escritorio y otras van formando o deformando el esqueleto, que con el tiempo puede pasar la factura.