Juristas de diferentes tendencias coinciden en que la reforma constitucional que se creó para castigar a los violadores y asesinos de menores de edad, en realidad los beneficia reduciendo su prisión efectiva.