Un centro de estudios económicos comparó los reportes de exportación de oro de Colombia a Estados Unidos con las importaciones de ese país y encontró un hueco de 2.600 millones de dólares.

Lo primero es que esa exportación no pagó sus impuestos en Colombia, pero en el fondo lo que hay es una operación de lavado de dólares, pues con el oro resulta mucho más fácil hacerlo que con la cocaína.