Para atacar la deserción por la crisis de la pandemia en las universidades públicas de Bogotá, el concejo resolvió cubrir los gastos de matrícula de todos los alumnos de la Universidad Distrital.