Diez mil mingueros se encuentran en las puertas de Bogotá, asentados durante algunas horas en el municipio de Fusagasugá, pero listos a emprender la marcha hacia Bogotá.

Los líderes de la minga reiteran que reclamarán sus derechos al respeto a su cultura, a la propiedad de sus tierras, a la vida y a la no discriminación, frente al presidente de la república y aún aspiran a ser recibidos por él.