Esta semana fue el turno para la defensa de Santiago Uribe en el juicio por la muerte de un campesino y la conformación del grupo los 12 Apóstoles. Él inició alegando un complot que involucra a la Fiscalía, a gobiernos extranjeros, víctimas y periodistas.

A Medicina Legal la ataca por avalar el testimonio de un empleado de la finca vecina a la de Uribe Vélez, quien en su concepto no estaba apto mentalmente para declarar, pero su tesis se desvirtuó con un examen sicológico forense.