El alcalde de Aguachica, Cesar, que además de haber sido sorprendido de rumba en plena pandemia era el destinatario de una remesa de toneladas de alimentos para la población vulnerable que se echaron a perder por falta de refrigeración, es un socio político del gobernador condenado por corrupción.

El senador Antonio Sanguino asegura que tiene documentada dicha relación y que lo que más indigna a la población es su ostentación, mientras la mayoría pasa hambre.