El interventor que dirigirá las operaciones del hospital público de Santa Marta y que fue designado por el superintendente de Salud tiene una investigación disciplinaria abierta en la Procuraduría.

Ese interventor, Oscar Galves, está en la mira de los investigadores de la Procuraduría por su gestión en el hospital de Villavicencio, donde dejó las finanzas en peores condiciones y es investigado por contratos sospechosos.