El embajador Sanclemente que ha intentado explicar que su familia es ajena al laboratorio descubierto en su propiedad familiar, participó en la asamblea de ésta hace un año.

Según sus explicaciones, como el terreno es ondulado y estaba entre un bosque de pinos, el laboratorio no era detectable, aunque las imágenes muestran que quedaba a menos de 300 metros de distancia de la casona principal de la hacienda.