La sala de reconocimiento y verdad de la JEP desenterró los cuerpos de cuatro víctimas de los falsos positivos, también en Dabeiba, pero su búsqueda de los demás se vio interrumpida por una obra que construyó la alcaldía.

Los abogados de las víctimas consideran que esta obra pública es otra obstrucción a la investigación, pues la alcaldía la inició justo en el lugar que se tendría que excavar y luego de que la JEP le dijera que allí no podría hacer nada.