El Instituto Colombiano Agropecuario resolvió trasladarse de sede a sede más pequeña por la que paga más.

La contraloría abrió proceso fiscal porque en los papeles del contrato no hay ninguna explicación justificada para el cambio ni el sobreprecio.