Los hijos de un feminicida y su víctima les piden a las autoridades que den pronto con el paradero de él, no sólo para que pague por la muerte de su mamá y el maltrato al que la sometió, sino porque lo consideran peligroso.

El cometió el feminicidio y desde entonces no se le ha vuelto a ver, por eso la policía ofrece una recompensa para quien entregue información de su paradero.