Un ambientalista que durante décadas se había convertido en el guardián del Loro Orejiamarillo y ejercía como guardabosques de su reserva, fue desaparecido hace tres días y su cadáver se encontró hoy baleado en Roncesvalles, Tolima.