El comandante de la Décima Brigada, con sede en Montería, fue grabado dando instrucciones a un militar de inteligencia para que desviara la información sobre un tráfico de armas y desprestigiara a Noticias Uno por haber contado el caso… 

Es el mismo soldado al que su comandante le dijo que si quería podía contar su historia en los medios y lo hizo aquí, pero cuando su oficial superior lo supo, lo llamó para armar con él una versión falsa de los hechos, a lo que él no accedió.