El secretario de gobierno de Soacha, que ha negado cualquier responsabilidad del municipio en la muerte de nueve personas en su propio centro de reclusión, es familiar de uno de los muertos.

El secretario no sólo ha ocultado tal relación, sino que tampoco ha aceptado la invitación a una reunión con las demás víctimas, por el contrario, se ha convertido en su crítico.