La irascibilidad y el irrespeto hacia las mujeres que se hacía más frecuente y grave en su jefe, llevó a las empleadas de la cárcel de Popayán a denunciar masivamente al director, por acoso laboral e insinuaciones de otro tipo.