Un grupo de chocoanos se reveló contra médicos, policías y la disciplina de la pandemia y sacó un cadáver sospechoso de Covid19 del hospital para llevarlo en multitud y con estrecho contacto, a una ceremonia privada.