El senador Eduardo Pulgar, hace tres años, consiguió que el juez que resolvía una tutela fuera hasta su casa, donde le pidió ayuda con la decisión. Pero el juez que le dijo que no, que más bien argumentara su alegato porque él no era un hombre de negocios.

El caso lo expuso hoy Daniel Coronell en el blog de Los Danieles. El senador decía que necesitaba la ayuda de la universidad en las elecciones, el senador salió electo y el juez perdió su encargo.