Excombatientes caminan desde los cuatro puntos cardinales a Bogotá, en lo que ellos llaman una peregrinación por la vida para pedirle protección al gobierno, ante el asesinato de 236 firmantes de la paz.

En Puerto Boyacá los recibió el exjefe paramilitar Ramón Izasa, que apoyó su protesta… Y frente a él, los líderes de la guerrilla ratificaron que jamás regresarán a las armas.