Un excombatiente de las FARC que vive en el municipio de Vistahermosa, Meta, denunció este fin de semana una escalofriante persecución que sufrió de parte de dos hombres de civil y armados.

Los detalles que narró resultaron ciertos y fueron verificados por las autoridades locales. Los persecutores resultaron ser militares.