Una mujer que huyó de la agresividad y el delito sexual por el que no denunció al papá de su hija, fue nuevamente agredida en la pandemia, pero esta vez, ella acudió al programa de apoyo a las víctimas de la violencia machista en Bogotá.