El secretario de salud de Bogotá, Alejandro  Gómez, advirtió que la ciudad cuenta con la cuarta parte de los respiradores que requeriría en caso de llegar al pico de contagiados y, lo más grave es que añadió que la administración ya no tiene cómo conseguir más, sino que depende del gobierno nacional.