La alcaldesa de Bogotá sostiene que en la ciudad no va a haber colapso del sistema hospitalario, porque se ha incrementado la capacidad, se está supliendo el personal necesario y cuando falte una UCI, la alcaldía podrá disponer de la que sobre en otro hospital.

Ella asegura que las decisiones éticas de tener que escoger entre pacientes a cuál se le lleva a UCI, no será en este momento una disyuntiva de los médicos de Bogotá.