Citado a las dos cámaras del Congreso y con cuestionarios diferentes, el ministro de defensa optó por llevar las mismas respuestas y repetirlas en ambas cámaras.

El discurso repetido fue para sostener que lo que ocurrió el nueve de septiembre fue un ataque masivo, sistemático y premeditado contra la infraestructura policial.