Emilio Tapia, vieja historia de contratos, condenas y dedicatorias de cantantes a su nombre

El señalado cerebro del fraude de los setenta mil millones dice que la contratación no es su negocio, pero de ella ha obtenido tal cantidad de dinero que lo desperdicia pagándoles a cantantes vallenatos para que griten su nombre en medio de las parrandas, como lo hacían con los jefes mafiosos de los años 70.