A la sorpresiva renuncia del vicefiscal designado, Francisco Espinosa se suma la polémica que se generará por el nombramiento de Gabriel Ramón Jaimes como jefe de los fiscales delegados ante la Corte Suprema.

Jaimes fue uno de los hombres más cercanos al exprocurador Alejandro Ordóñez. Como éste, es de Bucaramanga, de la misma universidad y tan fanático ideológica y religiosamente como el hoy embajador ante la OEA.