Sólo después de que se conociera aquí el caso de unos vecinos violadores de una niña y acosadores de ella en redes sociales, la Fiscalía sumó el delito cibernético al sexual en el expediente.