Mientras las cifras nacionales del contagio se multiplicaron por dos en lo que va de mayo, las de Leticia se multiplicaron por diez pasando de 105 a las actuales 1.004

El extremo oriental de la ciudad de Leticia, es Tabatinga, una población brasileña, que no ha ordenado medidas de confinamiento. El gobierno de Brasil admite que allí hay 578 pacientes contagiados y 52 muertos.

Por el otro lado, Leticia limita con el municipio peruano de Iquitos. Allí, la cuenta oficial habla de 2.169 infectados y 92 muertos, pero las cuentas del epidemiólogo del Hospital de Loreto, dicen que los muertos pueden haber sido al menos 671, incluyendo a los que murieron en casa, sin ser diagnosticados.

El presidente Duque aseguró en su pronunciamiento de ayer que en una cumbre de cancilleres y ministros de salud.

“Aquí lo que se busca es que cada una de las medidas que se adopten por parte de Colombia sean respetadas y entendidas por las autoridades de Brasil.”

Pero de hecho esta es la segunda cumbre, pues una primer sucedió cuando Leticia y Tabatinga tenían sus contagios en un dígito y entonces se produjo un primer compromiso, para controlar los pasos fronterizos.

Pero desde que se inició el supuesto control de fronteras, el 17 de marzo, los contagios se dispararon a su nivel actual, en una situación dramática frente a la cual pide auxilio el contralor departamental.

Hasta ayer, el mapa del Covid colombiano mostraba a un paciente crítico en Leticia utilizando uno de los respiradores, pero si la máquina no funciona y no hay equipo nuevo, Leticia está hoy sin capacidad para atender a ninguno de ellos.