Con las UCI ocupadas por encima del 90 %, en Bogotá, conseguir una cama para un paciente crítico requiere un trámite centralizado por el Centro Regulador de Urgencias y una demora en este trámite puede ser fatal.