El primer día de compras sin cobro de IVA y celebrado ayer viernes fue calificado por unos como un desastre para la salud pública y por otros como un éxito para la reactivación económica.

En algunas partes de Bogotá, la situación fue caótica, con grandes aglomeraciones y sin ningún control… En otras, los mismos ciudadanos y los almacenes cumplieron las normas.