Aunque la papa es originaria de nuestras montañas y hace siglos salvó dos veces a Europa de la hambruna, en el siglo veintiuno la papa europea, cuya importación aprobó el gobierno, puede crear una crisis de hambre entre los cultivadores colombianos.

La papa está en promoción en todos los peajes de Cundinamarca a precios irrisorios por bulto… Con ello los paperos no sólo reclaman la atención del gobierno, sino también de los amantes de lo importado.