Un mordisco de pan puede tener efectos sobre el estado de ánimo de una persona. Esta es la relación entre el famoso gluten y la enfermedad celiaca, que afecta las mucosas del intestino