Una empresa colombiana importó al país y consiguió autorización del Invima y el Ministerio de Comercio para traer al país las llamadas pruebas rápidas del Covid-19, de parte de un proveedor no registrado en China.

El importador asegura que está pendiente del registro y que por ello no ha comenzado a comercializarlas, pero el Invima advierte que, aunque la prueba es útil para los médicos en la epidemia, no dice si el que la toma es o no portador del virus.