Cada uno tiene su cuota específica de consumo de carbohidratos de manera que la cantidad que a uno le hace bien, puede ser fatal para otros.