Frente a la silla vacía del presidente Duque, pero al lado de sus consejeros de derechos humanos y paz, la alcaldesa de Bogotá hizo un acto de perdón frente a familiares de los 10 muertos y 75 heridos por armas de la Policía esta semana.