Los protocolos de alternancia en la educación, es decir, con el regreso de una parte de los alumnos a los talleres y clases prácticas de las universidades, harán posible un regreso paulatino al salón y al tablero de hace siglos.