Mientras que algunas universidades privadas ensayan modelos presenciales y mixtos, la mayoría de las públicas resolvió sólo recibir alumnos en sus sedes para prácticas y laboratorios, con lo cual ganaron acceso los estudiantes de las provincias.