Alertada porque aún después de haber subido su capacidad hospitalaria están a punto de colapsar los servicios de cuidados intensivos en Bogotá, la capital vivió ayer su noche más sola y el más ordenado de los retornos de puente y vacaciones.