Llegando a los 6.500 muertos diarios por Covid-19, los colombianos se ven abocados a un cambio en los protocolos y ritos de muerte. En primer lugar, porque no está permitido velar a los muertos que tengan sospecha de estar contagiados.