Aunque el presidente Duque asegura que se ha reducido el número de líderes muertos, en los once días de este año, han sido asesinados quince. Entre ayer y hoy fueron cuatro.

Se trata de un dirigente campesino de Algeciras, Huila; una líder de sustitución de cultivos de Caloto, Cauca, y su hijo y otro líder anti coca de Chiriguaná, Cesar.