Si cumplen su palabra, las FARC contarán, fuera del magnicidio de Gómez Hurtado cómo y por qué mataron al exministro de defensa, general Landazábal, al negociador de paz Jesús Bejarano, a dos disidentes de las FARC y al ultraderechista Pablo Emilio Guarín.

La carta que enviaron tres exdirigentes de las antiguas FARC a la JEP para comprometerse a contar la verdad sobre esos crímenes abre un período de expectativa no sólo a sus familias sino a todo el país.